+34 952 445 182 | +34 658 918 913

Garantías básicas de un seguro de hogar.

Por en Seguros de Hogar con 0 Comments

FavoriteLoading

Todo seguro de hogar tiene unas garantías mínimas. Estas garantías son las básicas. Cuando contratamos un seguro, firmamos, y no solemos leerlas.

Es entonces cuando ocurre un siniestro, cuando nos encontramos con sorpresas que pueden no ser de nuestro agrado. Siempre es conveniente conocer bien qué es lo que un seguro cubre y qué no.

Por poner dos ejemplos de accidentes poco habituales pero que de ocurrir, nos llevan a grandes pérdidas, citaremos dos, para que veamos en qué casos cubre y en cuáles no:

  1. Incendio
    • El seguro cubre hasta el 100% del capital asegurado de las pérdidas materiales burning--150x137causadas directamente por el fuego, o de las consecuencias inevitables, como pueden ser los daños producidos al tratar de impedir, cortar o extinguir el incendio.
    • Cubre los gastos ocasionados por el transporte de los objetos asegurados o cualquier otra medida adoptada para salvarlos del incendio
    • Los desperfectos que hayan sufrido los objetos salvados
    • El valor de los objetos desaparecidos en el incendio siempre que se acredite su existencia en el momento del incendio. El asegurador, si demuestra que esos objetos fueron robados o hurtados, no tiene obligación de indemnizar.

El seguro no cubre los daños causados por la acción del calor si no hay incendio, ni los daños provocados intencionadamente por dolo o culpa. Entendemos por dolo, el engaño, fraude, voluntad maliciosa y desleal en el cumplimiento de las obligaciones.

Entendemos por culpa, la omisión del cuidado que exija la naturaleza de la obligación.

Esto quiere decir, que un incendio provocado y aquel que se produce por no tener, por ejemplo, la instalación eléctrica conforme a la ley, no quedaría asegurado.

  1. Explosión y auto-explosión
    • Daños por explosión de gas, ya sea dentro del hogar como en las proximidades, aunque no se produzca incendio y originada por aparatos de uso corriente en los hogares (gas y calefacción)

No cubre los daños si son causados por explosiones de aparatos o sustancias en depósitos distintas de las habituales en una vivienda. Por ejemplo, si tienes un bidón de gasolina.